viernes, 1 de abril de 2011

Una Nueva Conciencia, Una Nueva Tierra.

Es necesario plantearnos nuevas formas de vivir y desarrollarnos, que nos permitan una convivencia pacifica en todo el planeta para que los recursos que existen así como la distribución de los mismos sea equitativa para todos.
Todos los seres humanos tienen derecho a una vida exenta de privaciones y de carencias porque hay suficiente para todos.
En los albores de este Siglo 21 cuesta creer que existen personas que carecen de cobertura mínima de sus necesidades básicas, como ser: vivienda, alimentos, salud, educacion entre otras.
La pobreza viene de la mano de la ignorancia, por eso es necesario distribuir equitativamente conocimiento de los bienes, para que todos podamos tener acceso a ellos y así liberarnos de las garras de la escasez y del miedo que son sentimientos negativos y opresores. Tenemos que educarnos de otra forma, más positiva, creativa, humanitaria y solidaria con todos los seres vivos.
Si a un perro le quitas su hueso pelado va a reaccionar porque es lo único que tiene en ese momento, pero si le muestras un trozo de carne apetecible, por mas agresivo que sea el animal, dejará su hueso viejo y tomará el nuevo trozo de carne porque es lo mejor para el.
Lo mismo pasa con los seres humanos.
No podemos obligarlos a que dejen su viejo sistema de creencias y que pasen a pensar de un día para otro de forma distinta porque no conocen otras formas de relacionarse y de vivir.

Tenemos que imaginar otras perspectivas acordes a una nueva conciencia basada en el respeto hacia todo lo que existe, hacia todos los seres que nos reodean.
Esa nueva forma de vida nos permitirá acceder a un estadio superior de conciencia y evolucion donde los hombres se regirán por otras leyes, basadas en el amor universal, la equidad y solidaridad. Somos libres para relacionarnos de forma positiva.
Entonces ya no existirá lugar para la escasez y la pobreza ya sea de sentimientos como de bienes, todos tendremos oportunidades de desarrollar nuestras potencialidades y dones respetándonos mutuamente.
Para empezar a construir un mundo mejor tenemos que vivir siendo mejores personas, debemos cultivar valores fraternales y humanitarios hacia todos, respetar la naturaleza, ser generosos y hacer el bien para que esa nueva conciencia despierte a aquellos que todavía siguen dormidos.
Si todos ponemos de nuestra parte o aunque sea lo intentamos un dia veremos surgir la nueva tierra para todos.
La gente no cambia de un día para el otro, por eso para que cambie tu lugar en el mundo, empieza por cambiar tu la parte que te corresponde y ya verás surgir nuevas formas de relacionarte con las personas y nuevas oportunidades para manifestar esa nueva forma de ver y sentir la vida.