miércoles, 25 de abril de 2012

RESPIRANDO PROTECCION

Antes de iniciar cualquier actividad diaria, debemos hacer "por lo menos", tres respiraciones de protección.
Esta respiracion nos resguarda de toda sensación, emoción o sentimiento que provenga del mundo exterior y consecuentemente, nos produce un estado de armonía y serenidad.
Además de protegernos diluye todos los obstáculos que se oponen a la Energía de Vida.
Para realizar la respiración protectora (o selladora) debemos estar sentados o parados, en nuestros lugares de descanso, sin ser interrumpidos, con la espalda recta, inspiramos (por la nariz) llenando el tórax e inflando lo mas posible el abdomen llevando el aire dos dedos por debajo del ombligo, a la zona conocida domo "tandem" donde está depositada la energía de vida, cuando sentimos que ya hemos llenado el tórax de aire, hacemos un esfuerzo y "sellamos" a nivel del diafragma, con una última inspiración, exhalamos lentamente el aire por la boca.
Debemos hacer el ejercicio "mentalizando concientemente" que inhalamos energía positiva, brillante y luminosa y exhalamos energía negativa, opaca, oscura y densa, que al salir se diluye y se transmuta en el Universo.
Esta respiracion, por sus rápidos efectos tranquilizantes se puede hacer en cualquier momento y lugar, ya que produce una potente radiación de armonía y lucidez que inevitablemente afectará a nuestro entorno inmediato.


Técnica Energética de Respiracion Conciente desarrollada por Dra. Elida Bentancor.