jueves, 30 de octubre de 2014

SIEMPRE ES TIEMPO

Algunas veces he creído sentir como que me faltara tiempo, es decir, no termino lo que me propongo hacer en un tiempo determinado  previamente, y  creo estar a destiempo. Es decir, trato de medirlo conceptualmente  en horas, minutos, días, meses, años dependiendo de lo realizable de mis tareas para ubicarme en un lugar y tiempo.  ¿Esa forma de  plantearlo es real?  El tiempo es, nosotros  lo sentimos.
Esa palabra “a tiempo” la escucho por todas partes. No llegaste a tiempo. No me llamaste a tiempo. No terminaste tu tarea a tiempo, y así entre otros calificativos más que puedes agregar a estas cuestiones.¿ Es un calificativo  real del tiempo transcurrido?
Ahora bien,  ¿cómo se puede medir el tiempo?
La mayoría de las veces, perdemos la noción del tiempo, por lo tanto es bien plausible decir, que no se puede medir porque no se puede sentir  igual en todos.  Entonces,   ¿cómo  se puede saber  qué tiempo se necesita para vivir  en esta realidad?  Eso depende de cómo  decides vivir,  que sentimientos  sostienes, que   formas toman tus  realizaciones   y  sobre   todo   si fluyes con la vida y  si   eres creador  consciente de  tu propia realidad.
El acto creativo te lleva a un lugar  donde no cuenta el tiempo  porque no lo necesitas para crear, el tiempo es  un factor humano que  nos  recuerda donde estamos situados  ahora  pero que no influye en nosotros porque la dimensión o reino espiritual no depende de nuestra  humanidad, sino que conforma el eterno presente o cielo.
 El paso del tiempo  en tu forma física no puede detener tu evolución porque ella pertenece al reino espiritual y el espíritu no envejece, ni muere, es perfecto y eterno.
Quédate en ese reino, el  reino interior, donde todo tiene su tiempo, donde nada es imposible  y sobre todas las cosas donde siempre es  tiempo de lo que desees manifestar AHORA.