miércoles, 19 de enero de 2011

La vida es Bella.

Cuando aprendemos a ver la belleza en todo lo que existe y cuando podemos contemplarla como si fuera algo que nos pertenece es porque formamos parte de todo lo que vemos y ya no nos sentimos solos.
Estamos integrados al mundo en que vivimos y somos parte de el.
La observacion de la belleza modifica nuestros sentidos y depende de los ojos con que se mire.
Nuestra observacion conciente hace que incorporemos a nuestra existencia lo que forma parte de nuestro mundo visible e invisible como un todo.
Esa forma de ver y de sentir la vida nos permite avanzar hacia la evolución como seres humanos por la simple razón de que somos parte integrada y no separada de todo lo que esxiste y al apreciar la belleza podemos sentir la emoción que nos produce saber que todo existe para que nosotros podamos descubrir que somos la perfección de Dios en acción.
La belleza es una emoción, la belleza es una energía que podemos retener con solo recordar que existe.